BlogTodas

entreTodas.net

Chernóbil: Iniciativa ciudadana por el cierre de Garoña reclama a Zapatero el cumplimiento de sus promesas

6
El 26 de abril de 1986 tuvo lugar una catástrofe sin precedente en la historia humana: el reactor nº 4 de la central nuclear de Chernóbil, en Ucrania, sufría un grave accidente con fusión del núcleo que provocó la liberación de toneladas de material altamente radiactivo a la atmósfera. La cantidad de radiactividad liberada al medioambiente fue unas 200 veces mayor que la desprendida conjuntamente por las bombas atómicas lanzadas en 1945 por Estados Unidos en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

Iniciativa Ciudadana por el Cierre de Garoña pide al PSOE y, más concretamente a Zapatero que, coincidiendo con el 20 aniversario de la tragedia de Chernobil cumpla con los compromisos adquiridos; es decir, insta al Ministerio de Industria a que tras el cierre de Zorita proceda en un futuro, con calendario, luz y taquígrafos, al desmantelamiento de Garoña, teniendo bien presente que la licencia de actividad de la planta finaliza en 2009.

Visto el fracaso medioambiental, económico y tecnológico de la energía nuclear, Iniciativa Ciudadana por el Cierre de Garoña reclama al Gobierno socialista que ponga en marcha un plan de cierre progresivo y urgente de las centrales nucleares, con el fin de avanzar hacia un modelo energético más sostenible, basado en energías más limpias, más seguras y menos costosas que la energía nuclear, tal y como recogía el propio programa electoral del PSOE a las últimas Elecciones Generales.

La oportunidad del pronunciamiento es bien clara, porque recientemente Nuclenor, la empresa propietaria de la instalación, solicitó una prórroga de sus operaciones hasta 2019, de ahí que esta Iniciativa Ciudadana pida también al Consejo de Seguridad Nuclear que deniegue dicha petición por dos motivos: por el anunciado compromiso del Gobierno de acabar con las instalaciones obsoletas, y Garoña lo es, y porque de aceptarse la solicitud de Nuclenor, ésta incumpliría la normativa al sobrepasar los 40 años de actividad.

Los problemas de agrietamiento en la vasija del reactor demuestran que la vida útil de Garoña está agotada y que su funcionamiento es peligroso. Su escasa contribución energética al sistema eléctrico peninsular (el 1,8%) no puede servir de excusa para prolongar su peligroso funcionamiento.

Los últimos datos disponibles refuerzan la evidencia de la degradación de su seguridad y el agotamiento de la vida útil de Garoña. Así, en un informe del mayo de 2003 que recoge los resultados de las inspecciones realizadas en una de las últimas paradas de recarga de combustible, el CSN reconoció que se habian detectado en Garoña ‘nuevos defectos [grietas] localizados en zonas diferentes a las consideradas usuales’ en los tubos (llamados penetraciones) que atraviesan la vasija del reactor y a través de los cuales deben introducirse al interior de la vasija las barras de control (cuya importantísima función es la de parar la reacción nuclear que tiene lugar en el núcleo de uranio).

En cuanto a aspectos sanitarios, existen elementos de preocupación en relación con la posible incidencia negativa en la salud pública de la actividad de la central nuclear de Garoña. Así, los estudios realizados por la Unidad de Epidemiología del Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Sanidad, publicados en julio de 2001, indican la existencia de tasas más altas de cáncer de estómago y de pulmón en los habitantes de las localidades del entorno de la central nuclear de Garoña. Estos estudios concluyen que estos incrementos están ligados a la roximidad a esta instalación, y que se produjeron en el periodo posterior al inicio de ctividad de la central nuclear, tras comparar con la situación anterior a su entrada en funcionamiento.

SOBRE CHERNOBIL

Los elementos radiactivos expulsados a la atmósfera (entre otros: iodo 131, cesio 137 y 134, estroncio 90 y plutonio 239) crearon masas de aire contaminado: la nube radiactiva. Esta, arrastrada por el viento, no sólo afectó a la zona próxima a la central sino que viajó miles de kilómetros contaminando grandes áreas de Bielorrusia, Ucrania, Rusia, amplias zonas de Asia y la mayor parte de Europa. La nube radiactiva alcanzó incluso a España, especialmente Cataluña y Baleares.

Una parte importante de las emisiones de radiactividad (un 25%) se produjo en las 24 horas que siguieron a la explosión que tuvo lugar en el reactor; el resto fue emitido en el transcurso de los nueve días siguientes que duró el intenso incendio que se declaró. En la extinción del fuego y otras tareas de urgencia en los días inmediatos al accidente, intervinieron cerca de 800.000 personas (los llamados “liquidadores”).
Estos, trabajaron apenas sin protección y sin que se controlara las elevadas dosis de radiación que recibían. Como confirman los datos proporcionados por los Gobiernos bielorruso, ucranio y ruso, el accidente de Chernóbil está ya cobrándose decenas de miles de víctimas entre los liquidadores.

Según datos oficiales, más de 400.000 personas se vieron forzadas a dejar sus hogares.
Otros muchos centenares de miles no han sido evacuados por falta de presupuesto. En general, la evacuación se realizó de forma ineficaz y con gran retraso. Así, la totalidad de la población en una franja de 30 km. alrededor de la central (la Zona de Exclusión) no fue evacuada por completo hasta el 21 de mayo de 1986.

El peligro no ha pasado. Más de 100 toneladas de combustible nuclear y más de 400 kilos de plutonio (material altamente radiactivo) continúan en el interior de las ruinas del reactor accidentado. Para confinarlo y evitar la liberación de más radiactividad se tuvo que realizar una construcción de acero y hormigón de 50 metros de altura: el sarcófago. Construido apresuradamente, en condiciones muy difíciles, el sarcófago sufre de una gran debilidad estructural y está ya en condiciones lamentables. Deja escapar radiactividad de forma continuada por más de 200 metros cuadrados de grietas, pero este problema es insignificante si lo comparamos con la radiactividad que se liberaría si algunas secciones del sarcófago se derrumbaran.

Chernóbil no sólo fue un desastre para la vida y la salud de millones de personas. Fue, también, un gran desastre económico, y muchos creen que fue una de las causas determinantes de la caída del régimen soviético en la antigua URSS. Sólo las tareas de limpieza en los tres primeros años alcanzaron los 19.000 millones de dólares.

Iniciativa ciudadana por el Cierre de Garoña

Burgos, 25 de abril 2006

Link: Iniciativa ciudadana por el Cierre de Garoña
Documental sobre Chernóbil (TVE2) aquí; otros aquí

Related Posts

6 Comments

  1. Todas

    20 años no son nada… 🙂

    Tu razonamiento es, lo más cómodo que hay…” ecologistas nos arengan”
    Ya me gustaría leer la opinión de quien viva cerca de una central nuclear
    ¿es tu caso?
    apuesto a que no 😉

  2. molgar

    ¿Y dónde está escrito que tiene que haber dentrales nucleares cerca de las zonas habitadas?

    Y ya que preguntas, ¿te gustaría tener una central térmica al lado de casa?

    Mi razonamiento, como bien dices y su palabra indica, es razonado. Expongo unas ideas y las defiendo. Y sin embargo, esa postura es sin duda impopular, pero es necesario el debate, puesto que el modelo actual no lleva a un desarrollo sostenible.

    Soy un firme defensor, mucho más que de cualquier otra, de las energía renovables, pero soy consciente de que no son una alternativa a la quema de hidrocarburos a corto ni medio plazo. Ante esa perspectiva, a la espera de que se de la importancia que merecen a las pilas de hidrógeno, la solución más inmediata, que nos puede sacar del apuro en el que estamos, es la nuclear.

  3. emma

    creo que este fallo del ser humano nos demuestra que debemos de cuidar nuestra naturaleza, porque ella es sabia. Creo que esto es un claro ejemplo de qué pasaria si hubiera otra explosión como esta en una central nuclear. Deberíamos de buscar otras energías alternativas y cerrar todas las centrales nucleares, porque producen muchos barriles de cantidad de productos contaminantes, y eso tarda mucho en desaparecer y podría producirse otro accidente. Yo soy partidaria de que miremos hacia el futuro, y no hacía el presente.

So, what do you think ?