BlogTodas

entreTodas.net

«Guerreras y Amazonas, Reinas y Diosas» (2ª parte), por Francisca Martín-Cano

(Continuación de) Lee antes: este artículo

Gladiadoras

Dibujo 43. Gladiadoras griegas armadas, siglo I adne

Hipodamía, princesa Deificada, que instituyó los juegos en Olimpia de Elis, incluidos en las fiestas “Heraeas” en honor de la Diosa Hera Olimpia en los que las jóvenes disputaban premios en carreras. Ella fue la primera que alcanzó un premio en carreras a pie (en otra versión suponen que la primera vencedora fue Cloris). Las vencedoras alcanzaban corona (= cons. Corona Boreal o Austral). De los nombres de las Diosas Niké (nico) y Nemea deriva el de los vencedores de los juegos: nemeonicos (a los cuales se les daba corona de apio) y otros se llamaban hierónices / hierónicos (de hieros = sagrado y Niké = Victoria). En Olimpia tenía un Santuario llamado Hipodamión, en el que se celebraban fiestas “Hipodamias”. Otra Hipodamia, era hija del Rey de Elida Oemen / Enomao, que fingiendo buscar un esposo para ella, propuso concurso de carro de équidos (¿1 de febrero, matutina Pegaso) y los perdedores morían. Al fin alcanzó la victoria y su mano Pelops / Pélope (día de Labrado, cuando había más bodas), al que aportó como dote una colina de La Elida [el mito es paralelo al de Atalanta: ambas princesas de un reino cuyo trono se heredaba por vía matrilineal y el trono lo ocupaba el esposo: son por tanto “Dadoras de Soberanía”en la época de transición al patriarcado].

En el caso de Pelops / Pélope, alcanzó la victoria y su mano al competir en la carrera con Enomao y fraudulentamente estropearle el carro. Después se casó con Hipodamia, dio su nombre al Peloponeso. Y para perdonar su traición y el asesinato de su suegro, se dice que instituyó los juegos olímpicos en honor de Zeus (oído en TV española el 1 de agosto de 2004). En realidad en principio los juegos olímpicos “Olimpíadas” se celebraban en Olimpia, La Élida cada cuatro años en honor de la Diosa HERA OLIMPIA en la primera Luna llena tras el solsticio de verano del 21 de junio. Formaban parte de las fiestas Heraeas instituidas por Hippodamia, y eran presididas por las Sacerdotisas Olimpíadas. Lo que evidencia que Pelops sustituyó machistamente los juegos instituidos por la princesa Hipodamía y celebrados en honor de la Diosa Hera Olimpia, por los juegos en honor de Zeus.

En principio en las Olimpíadas participaban las jóvenes, pero con el tiempo adquirieron un carácter totalmente machista. A los espectáculos las mujeres casadas no podían ni siquiera asistir, ya que de hacerlo se las castigaban con la ¡pena de muerte!. Aunque aún la Sacerdotisa Elea de la Diosa Demeter, tenía derecho a ocupar un lugar de honor. Y todavía mujeres solteras podían entrar y salir libremente de los espectáculos y podían participar en carreras y aspirar a los premios. Se sabe que en el año 464 adne la espartana Cinisca disputó el premio de la carrera en Olimpia conduciendo un carro de cuatro équidos y lo ganó . Y curiosamente fue Atalanta de La Arcadia la que se convirtió en”una atleta”, palabra que deriva de su nombre, la que dio nombre a todos los practicantes de ejercicios “atléticos”.

Deidamias famosas fueron: la Hipodamía princesa de Argos: Deidamia (hija de Atrax) en cuya boda con Piritoo hubo el combate de Lapitas contra Centauros (personajes asociados a las constelaciones Pegaso y Capricornio). Deidamia hija de Licomedes Rey de la isla Esciro / Esciras de los Dolops, que amó a Aquiles, tras llegar éste a la corte refugiado y vestido de mujer con el nombre de Pirra, da nombre a la roca Deidamia desde el que fue precipitado su amado. Otra Deidamia fue la hija de Belerofonte, casada con Evandro. Otra Deidamia fue la hija de Eacido Rey del Épiro, m. 300 adne, casada con Alejandro al que acompañó a Macedonia donde fueron sitiados. Ya viuda se casó con Demetrio Poliorcetes al que hizo reinar y con quien fue madre de Reina Estratónice de Siria, y permaneció en Atenas. Cuando su esposo fue derrotado, lo atenienses la mandaron a Megara, desde donde se trasladó a Cilicia para reunirse con su esposo. Otra Deidamia fue la princesa del Épiro, hija de Piro II que se instaló en Ambrocia, donde se vio precisada a someterse y murió asesinada en el Templo de Artemisa.

Dibujo 44. Moneda de Reina / Diosa Citeródice Mesenia Conductora de carro coronada por D Niké, de Mesenia

Dibujo 45. Ninfa / Diosa Potis sobre équido con horca en moneda de Potidea, Macedonia

Dibujo 46. Amazona de Olimpia con bebé en brazos

Las leyendas presenta a mujeres griegas que no soportaron las infidelidades de sus esposos y se vengaron de ellos (conducta que manifiesta que seguían vigentes ciertos valores de la arcaica sociedad matriarcal). Entre ellas la Reina Clitemnestra de Esparta, que mató a su esposo Agamenón porque había sacrificado a su hija Ifigenia y porque se había hecho amante de la princesa Casandra, hija de los Reyes de Troya (siglo XIII adne), a la que también mató, aunque la Reina fue asesinada posteriormente por sus hijos: Electra y Orestes, representantes ya de la sociedad patriarcal.

La princesa Yole cogida como botín de guerra por Hércules (= cons. Flecha) provocó la venganza de su esposa la Reina Deyanira / Deianeira (= estr. Siria de cons. Can Mayor) que lo mató con la túnica envenenada (Hércules muere quemado) (aunque el remordimiento la hiciera suicidarse).

[Hemos incluido a Deyanira como guerrera, porque tuvo una acción violenta frente al atropello masculino. Y aunque fue involuntaria la muerte que causó, y de la que además se arrepientió y por ello se suicidó, no es castigada por su reacción por parte de la sociedad, sino que es ella misma la que se autocensura y se suicida. Al fin y al cabo pervive en la conciencia de Deyanira el respeto a la vida, ya que las mujeres son “dadoras de vida”.

Este mito debió ser inventado por una sociedad de transición hacia el patriarcado (ya que al varón se le permite de forma “impune” que atropelle a su esposa), pero aún ella no es castigada por su “venganza”, no se ejerce ninguna acción judicial castigadora, no es considerada delincuente.

Así que la conducta de Deyanira muestra la conducta de las mujeres en la sociedad de transición del matriarcado al patriarcado. Y por eso existen mitos de mujeres, que cuando estaban dolidas, mataban impunemente por las afrentas sufridas.

Es similar a los mitos de las mujeres de la isla de Lemnos que se vengaron de sus esposos que las habían abandonado o al de la reina de Tracia Quelidón y su hermana Filomela, que tras ser violada una de ellas por el esposo de la otra, mataron al hijo del violador, o el de Medea que mató a los hijos del infiel Jasón. Pertenecen a una sociedad en transición, y perviven en las conciencias femeninas todavía el derecho a exigir respeto, a no tolerar las infidelidades, la violación o el abandono masculino, aunque sus “venganzas” a veces fuesen indirectas y tardías.

Es lo que diferencian los mitos de las sociedades de transición de otras: los mitos de sociedades matriarcales son de mujeres que luchaban violentamente para no dejarse someter, para defender su territorio o su trono y se oponían a la violación o a los atropellos masculinos, reflejando a la mujer en su arcaica existencia real. Mientras que en los mitos de sociedades patriarcales se desprestigian las conductas femeninas violentas y reflejan a las protagonistas femeninas en actuaciones sumisas o de huida frente a la agresión.

Así los mitos patriarcales presentan a mujeres que a pesar de ser raptadas, abandonadas, asesinadas, violadas, sufridoras de las infidelidades de sus esposos y del atropello incestuosos de sus padres sus respuestas violentas son censuradas y desprestigiadas y son castigadas si se les ocurre iniciar alguna venganza frente a la agresión y a la invasión patriarcal, no así la de los varones que impunemente realizan todo tipo de conductas amorales sin ser castigados por ello.

De forma que los mitos patriarcales han venido alentando durante siglos de forma discriminada la violencia: si el varón asesinaba, raptaba mujeres para exclavizarla como prostituta, robaba propiedads y se dedicaba a la rapiña, los mitos lo justificaban porque el varón tenía que mantener su honor o su derechos de propiedad o tenía el derecho del conquistador de apropiarse de las propiedades ajenas, o cualquier otro interés machista. Mientras que si la reacción violenta era por parte femenina, entonces el mito clamaba al cielo y consideraba que la mujer era una vengativa llena de odio contra el varón, por lo que merecía castigo ejemplar, para que las compañeras de sexo no tomasen como modelo tal osadía. De ahí los abundantísimos mitos que a partir de cierto momento empiezan a invadir los mitos clásicos, en las que se desprestigia la respuesta femenina frente a la agresión o sencillamamente nos las muestran aguantando las afrentas sin responder.

Una historia que evidencia el interés patriarcal por desacreditar las conductas autónomas femeninas (cosa que no hace con las masculinas) es el de la reina Atalía / Athalia (n. 927 – m. 877 / trono ~841 adne) que gobernó sola y de manera tiránica en el reino de JUDÁ frente a sus adversarios los Profetas de Yavé. A raíz del asesinato de su hijo. se vengó mandando exterminar a toda la descendencia de la casa de Judá. Aunque el hecho de que bajo su reinado se reintrodujese el culto a la pareja Divina de Astarté y Baal, tuvo como consecuencia el que los Profetas de Yavé la calificaron de idólatra y soliviantaron al pueblo en su contra. Y así la multitud fanatizada la mató frente a la casa de Yavé y destruyó el Templo de Astarté y Baal. Después la Biblia la desacredita y presenta presa de desenfrenada ambición (2 Re 11, 1-20). Se puede comparar si ha existido algún rey varón vengativo y cruel, que haya sido asesinado y haya recibiido el descrédito de los historiadores.

Un mito que castiga el comportamiento poco apropiado de una mujer y que sirve de ejemplo para que se castigue a todas las hermanas de sexo nos la da la Biblia (Ester 1 10-22). La Biblia nos presenta a la Reina Vasti insubordinándose a su esposo al negarse a acudir presto a su llamada cuando quería lucirla delante de unos dignatarios, que como buena esposa había de considerar cual orden. Como consecuencia de ello su esposo ¡profundamente disgustado! la castigó de manera fulminante con el repudio para que sirviera de ejemplarizante y de esa manera evitar que otras mujeres siguieran su ¡mala conducta! y dejaran de considerar a sus esposos a los que debían sumisión como “amo y señor”.

Es un ejemplo patriarcal para modelar conductas de sometimiento y sumisión a las mujeres, hasta lograr imponer un modelo de represión femenina y así anular su papel libre y autónomo de los primeros grupos matriarcales, cuando era la palabra de la Diosa la que imponía reglas y obligaba a los varones a actuar al dictado femenino.

Y es totalmente contrario al mito de la Diosa Hitita Inar / Inara / Inaras Diosa que pidió ayuda y la aceptó del mortal Hupasiya para luchar y matar al dragón / serpiente Illuyanka. La Diosa lo convirtió en su amante, le construyó una casa en lo alto de una peña y le prohibió contactar con otros humanos. Al desobedecerle la Diosa lo mató.

O el de la Diosa Gala Rhiannon que tomó por esposo a Pwyl, que según Markale, en (1989, 112) fue castrado al igual que Pelles, “alcanzado por un lanzazo que le hiere en las parte viriles, como consecuencia de la transgresión de una prohibición de naturaleza sexual.”

O el de la Diosa Macha que castigó a los irlandeses Ulates del Ulster, soldados de Cuchulain por no haber celebrado los ritos en su honor o según Markale en (1989, 127): “Macha, se trata de una divinidad que provoca el famoso mal de los ulates (análogo a la covada) mediante la maldición que lanza sobre ellos, porque el rey la ha obligado, estando encinta y próxima a parir, a participar en una carrera con sus caballos.”

Evidenciando con ello que las Diosas en el matriacado mostraba crueldad con quienes trataban de imponerle su voluntad y era Ella la que imponía normas (geis) y mostraba que aún estaba vigente la gran consideración de la palabra de la Diosa, que era la que imponía reglas y obligaba a los varones a actuar al dictado femenino].

Los Dramaturgos también presentan a mujeres fuertes e inteligentes cuyo modelo lo encontrarían en los mitos o en la vida real. Destaca Andrómaca que según BERNABÉ (1987, 175) sigue el modelo hurrita: Al conocer la noticia, Hebat (Diosa hurrita del Agua, de la Tempestad, Gran Diosa hitita del Sol de Arinna) está a punto de caer de lo alto de la azotea, en una escena que tiene su correlato en Ilíada, XXII, 462 y ss., cuando Andrómaca se desmaya. Este paralelo se apoya asimismo por el hecho “de que en la base del personaje de Andrómaca hay una diosa guerrera anatolia”.

Además: la Reina / Diosa de las Amazonas Egea iba al frente de su ejército cuando luchó y venció al Rey troyano Laomedonte y se apoderó de su rico botín ¿en el siglo XIII adne?. La Reina Olimpia / Olimpíada del Épiro (n. ~375 – m. ~316 adne) luchó para conseguir el poder de Macedonia. La Reina Cinane / Cinna / Cina / Cynane / Cynna (357 – 320 adne) fue una valiente Guerrera que primero participó activamente en las campañas de su padre Filipo y al morir A. Magno, tomó el mando de sus tropas y al frente de las mismas invadió Asia en el 322 adne.

Otras Amazonas famosas fueron: Jenódice / Xenódice de Áulide, Anfisa, Danae, Deyopea / Deiopeia, Drimo / Drymo, Climena, Esparta, Fillodocia, Leucipo / Leucipa, Licea, Licorias, Platea, Xantipa / Xanthippa, Xanthe, Xanthos “Amarilla”,”Rubia”. Fueron muertas por Teseo las 50 Palántidas de Atenas, hijas del Rey de Atenas, para usurparles el reino, entre ellas a la Diosa de la Aurora Palantíada (a excepción de Aricina que huyó a Italia). De algunas Amazonas sus efigies aparecen en monedas: de la Amazona / Reina Esmirna empuñando un hacha doble en monedas emitidas por la ciudad que fundó a la que dio su nombre, de la Diosa / Reina / Anfictiona Farsalia con casco acabado en cimera de púas en la ciudad de Farsalia Dibujo 47, de la Sacerdotisa Veneria Anactoria con casco en monedas de la ciudad Anactoria Dibujo 48, de Sacerdotisa Veneria con casco en monedas de la ciudad de Alizia Dibujo 49, de Sacerdotisa Veneria con casco en monedas de la ciudad Carión Dibujo 50, de la Amazona Protésilas con casco en monedas de la ciudad Scione Dibujo 51.

Dibujo 47. Diosa / Reina/ Anfictiona Farsalia con casco, moneda Farsalia

Dibujo 48. S. Veneria Anactoria con casco en monedas de Anactoria

Dibujo 49. S. Veneria con casco en moneda de Alizia

Dibujo 50. S Veneria con casco, moneda de ciudad Carión

Dibujo 51. Amazona Protésilas con casco en monedas de Scione

En el panteón aparecen diferentes Diosas con casco, como la Diosa Venus Leucadia en monedas de la ciudad Leucadia Dibujo 52, la Diosa Atenea Chalinitis “La que lo gobierna con el Freno&” (al caballo alado Pegaso) en monedas de la ciudad Corinto Dibujo 53, la Diosa Hera con casco adornado con serpientes en monedas de la ciudad de Heraclea Dibujo 54. La Diosa Artemisa / Diana es considerada Diosa de la Caza y de la Guerra, representada con armas y a la que se le aplicaba los epítetos: Hecaerge / Hekaerga “Cuya Flecha Va Lejos“(SECHI, 1993: 124), Elafébola “Cazadora de Ciervos” (de elaphos = ciervo y “La que Mata Ciervos”;, según NOËL, 1987: 497, Tomo I, de ballein atravesar con dardos), Venatriz “Cazadora”, Agrostera (de Agrostes = Cazador).

Dibujo 52. Diosa Venus Leucadia con casco en monedas de la ciudad Leucadia

Dibujo 53. Diosa Atenea Chalinitis con casco en monedas de Corinto

Dibujo 54. Diosa Hera con casco en monedas de ciudad Heraclea

Dibujo 55 Diosa Cazadora Bendis con lanzas (sentencias / decretos), Amfipolis

Djuno salvadora

Dibujo 56. Diosa Hera / Juno Salvadora (lluvias) con cinturón, escudo y lanza

La Diosa tracia Bendis aparece en monedas griegas, de la ciudad Amfipolis, con dos lanzas agarradas con las manos Dibujo 55 (= cons. Cráter, preside los juicios). La Diosa griega Astrea de la Justicia se representa con espada (= cons. Sagitario) y balanza (= cons. Libra). Y la Diosa Juno Sóspita “La Salvadora” (lluvias) / Hera se representa con lanza en una mano (= cons. Sagitario), escudo en la otra (= cons. Escudo) en Dibujo 56 [la lanza y otros atributos aluden a constelaciones en determinada situación, coincidente con fenómenos: tormentas con rayos y lluvias. Sus atributos y funciones se las apropió su esposo Zeus / Júpiter. Narra HOMERO en (1999, 147): “Como el Esposo de Hera lanza el rayo precursor de las amargas batallas o la abundante lluvia…”].

Diversos mitos narran de forma simbólica que las mujeres que se opusieron a la invasión de su territorio, fueron exterminadas junto con sus símbolos, por Hércules: como la Sacerdotisa Nemea y el león nemésico que guardaba el Santuario Korakounni de Nemea bajo la advocación de la Diosa Hera, la Maga / Furia / Jueza de Haemonia Ericton y el cangrejo que la representaba, la Sacerdotisa Hidra y el Dragón de Lerna que guardaba su Santuario en La Argólida, el Dragón que guardaba las manzanas del Jardín de Las Hespéridas de la Diosa Gea, e igualmente fueron vencidas las dos Serpientes / Dragones (Guardianas del Templo de una ciudad marítima con faro) enviadas por la Diosa Hera / Juno que se opusieron a la invasión patriarcal. Las aves Stymphalias / Estinfálidas, Guardianas del Santuario de la Diosa Artemisa Stimphalia, se defendieron de Jasón y los Argonautas, con plumas como flechas de acero (aguijones metálicos). En otro mito Apolo el “del arco de plata” HOMERO (1999, 157)(= consts. Flecha) disparó su flecha / saeta a través del trípode de bronce a la Serpiente Pitón, Guardiana del Santuario de Pito / Delfos. Hay una moneda de Crotona emitida hacia el año 400 adne, que refleja este mito: Dibujo 57.

piton

Dibujo 56. Diosa Hera / Juno Salvadora (lluvias) con cinturón, escudo y lanza Dibujo 57. Apolo (= cons. Flecha) dispara flecha a la Diosa Serpiente Pitón / Dragón, Guardiana del Santuario de Pitos (= cons. Dragón). Invasión patriarcal se apropia de profesión sacerdotal femenina y lugares de culto a la Diosa

MARKALE en (1989, 62) interpreta su significado histórico: “Con toda evidencia, se trata de una alusión al relato mitológico concerniente a la llegada de Apolo a Delfos, su combate con la serpiente Pitón y su victoria. Traducido a términos históricos, este relato concierne a la brusca llegada de los dorios, venidos de la cuna común de los indoeuropeos aún indiferenciados en Europa central (después de su migración de Asia central): estos dorios poseían el uso del hierro, eran temibles guerreros, y colonizaron a los aqueos de la civilización del bronce minoico, pastores y agricultores. Pero, en términos religiosos y socioculturales, se trata de la desaparición de un culto telúrico representado por Pitón, imagen de la Tierra divinizada, y de su sustitución por un culto solar.” Los redactores de la Enciclopedia U., Tomo 5 (1988, 1026), traducen este mito: “… lo cual parece ser una alegoría de la victoria del dios de la primavera sobre el invierno…”

Además hay numerosas armas o cosas relacionadas o funciones con nombres derivados de mujeres o de Diosas que mostrarían que tenían el poder de dar nombres a las cosas en la sociedad arcaica, y por tanto tuvieron el privilegio de bautizarlas. Algunos ejemplos:

El nombre de aclis = dardo arrojadizo es epónimo de la Diosa Aclis. Y el de belos = flecha están en el nombre de la Diosa Belona (de bello: hacer la guerra, pelear). El de hacha doble es epónimo del nombre de la Gran Diosa de Asia Menor Cibeles / Kibelis “Hacha Doble”. Y el telum = dardo, arma arrojadiza deriva del nombre de la Diosa Tellus. El nombre de las Melias, Ninfas Protectoras de los árboles melias / fresnos está en el de melia = lanza, pica, asta de madera de fresno. La Diosa Atenea / Minerva recibía el epíteto de Galeata, representada cubierta con casco (galo = casco) y de la que deriva galeato = prólogo en defensa. El sobrenombre de la Diosa Atenea Palas / Pallas (de pallo = esgrimir) alude igualmente a que porta la espada-rayo y anima la cons. Sagitario que anuncia las lluvias y tempestad a la que acompaña el rayo. Derivado del nombre de las Diosas Harpías / Arpías, que se defendieron de invasores, se da nombre al arpón y a arponar = herir. El nombre de dardo = pilum (= cons. Flecha) está en el epíteto de la Diosa Demeter Pilágoras (pila-ae: columna, pilar, pelota, dardo). El nombre de la Heroína Macareis / Macarea “Que Lleva la Espada”, madre de Agamedes y Mitilena [deriva de machera = espada según Albaigès (1989: 165), de machaera, ium / machaira = cuchillo, espada, corte, cuchillo)]. La Diosa Afrodita recibía el epíteto de Doritides (de dory = lanza). El nombre de la Diosa Dictina / Diktynna significa “Rayo Emitido” (BLAVATSKY, 1922: 426) que se ajusta perfectamente a su identificación con la cons. Flecha o Sagitario, que cuando ocupaba cierta situación estelar era coincidente con rayos y tormentas. El nombre de la Diosa Hécate / Hékate / Hecatea / Hekabe proviene de Hékatos “Arquera” y significa “Que Golpea de Lejos” (SECHI, 1993: 125). La Diosa Cazadora Diana, que manejaba el arco y la flecha (= cons. Flecha) “la exterminadora” da nombre a la diana: punto central de tiro. La palabra lapis = piedra están en el nombre de la Reina / Diosa Lapita / Lapitha y en el de lapidación (en principio ceremonia religiosa de lucha de Fertilidad, llevada a cabo por mujeres a pedradas, para propiciar efectos benéficos asociados al cierta posiciones de constelaciones). Palestra, hija de Córico, Rey de Arcadia (otra versión, hija de Mercurio), personifica la lucha (de palaistra, palaiein = luchar) y denomina el lugar donde se lucha: la palestra. Y es Atalanta la que dio origen a los atlantes, sus descendientes matrilineales a los que dio nombre y se convirtió en “una atleta” de (athalos = combate) palabra que deriva de su nombre y también denomina los participantes en los juegos atléticos. En principio las luchas de Fertilidad o las danzas de mujeres armadas así como los juegos de atletas tenían finalidad mágica de carácter ¡agrícola! y sagrada y eran llevadas a cabo exclusivamente por mujeres (lo evidnecia la arqueología, además de fuentes filológicas), antes de que los varones (en Grecia), quitasen a las mujeres el derecho ¡hasta asistir a los espectáculos públicos!. Ejemplo la danzas militares de Sacerdotisas y mujeres armadas con casco, corazas, escudos, arco y carcaj… acompañada de instrumentos musicales en honor de Diosas (que habían enseñado a la humanidad la metalurgia del cobre): Afrodita / Venus Citera, Afrodita / Venus Leucadia, Atenea / Minerva CALCEAS “Cobre”, Atenea / Minerva Itonia, Belona / Enyoma / Enio / Enyo / Maa / Ma / Má, Hera / Juno, Artemisa, Artemisa Amarisia, Rhea … Una de las danzas femeninas se llamaban thyroscopia (de thireus = escudo), que deriva del nombre de la Heroína Reina Citeródice THYRA / Tira / Tiria de la ciudad epónima de Mesenia, Lacedemonia y la bailaban Sacerdotisas de Lacedemonia en honor de la Diosa Afrodita Citera en la isla epónima, centro religioso de Lacedemonia. Otra era la danza pírrica (que antes de convertirse en exclusiva de soldados, era bailada por mujeres) cuyo nombre deriva del de la Reina PIRRA / Pyrrha de Tebas, hija de Pirra y de Creonte, y era bailada por Danzarinas Pirriquistas armadas al son de aulos dobles tocadas por Músicas con cascos adornados de garzotas y plumas y por Sacerdotisas de Lacedemonia en honor de la Afrodita / Venus Citera. Otra danza era la crustira (de crusta = corteza, concha de molusco).

Y son Diosas que luchan: la Diosa / Cazadora Artemisa / Diana que luchó y mató a Orión. En un mito Orión (= cons. Orión / Paredro) es víctima de la picadura de un escorpión mandado por la Diosa Artemisa (= cons. Escorpio). A este propósito vuelvo a repetir la cita de la Enciclopedia U., Tomo 40 (1988, 476): “Esta leyenda tiene estrecha relación con el hecho astronómico de que, cuando el Sol entra en Escorpión, va al la constelación de Orión“.

En otro mito, la Diosa Artemisa estando acompañada de su perra (= cons. Can Mayor) luchó y mató con sus certeras flechas a varios varones que intentaron violarla: al gigante Oto, al Cazador Acteón, al gigante Titio / Ticio de la isla Eubea en el Egeo cuando iba de Panope a Pytho (hijo de Gea y Zeus o de Elara y Júpiter). La venganza de Artemisa (= cons. Can Mayor) contra Acteón aparece en una moneda de Orcómenes de La Arcadia: por un lado está grabado Acteón encadenado y por otro la Diosa con su perra y su arco Dibujo 58.

Artemisa con su perra

Dibujo 58. Moneda de la ciudad de Orcómenes de La Arcadia, de la Diosa Artemisa con arco a punto de disparar a Acteón (grabado por detrás) y perra (= Estrella de la Perra / de La Canícula / Siria de cons. Can Mayor y fenómeno de la canícula coincidente con determinada posición estelar)

El que la Diosa Artemisa aparezca con atributos de perra y arco en la moneda significaría, que personifica la estrella Siria de Can Mayor y su acción de matar a flechazos a Acteón se referiría al fenómeno coincidente: la canícula con cierta posición de esta constelación, siendo por tanto Acteón lo que se muere por su causa: la vegetación. Lo corroboraría el hecho de que la estrella Siria se llame “La Abrasadora” / “La Estrella de la Perra” / “La Estrella del Arco ” y el fenómeno de la canícula / del hambre devoradora de los perros que devoran a Acteón / abrasa la vegetación era coincidente con el tiempo de perros coincidente con el levantamiento heliaco de la misma. Está de acuerdo con nuestra hipótesis la afirmación de los enciclopedistas del Tomo 19 de la Enciclopedia U., (1988, 511): “Es probable que Acteón representara en la mitología el emblema de la naturaleza marchita en la época canicular, y los 50 perros los siguientes días de la canícula.” (Ampliamos en: Con el solsticio de verano empieza la canícula). Otra versión dice que Acteón fue muerto por su madre Antonoe / Autonoe, Sacerdotisa esposa del hijo de Cirene Aristeo (en ese caso Antonoe = cons. Can Mayor, o Cáncer o Leo), expresando idéntico hecho astronómico del amanecer del 21 de junio arcaico y los fenómenos coincidentes asociados con el calor, tales como las enfermedades (Cáncer), la fiebre (Leo), la putrefacción de aguas (Hidra),… Artemisa (= cons. Can Mayor) también luchó contra los Niobes a los que venció (hijos de la Diosa Niobe que son destruidos en verano: la Naturaleza y la vegetación se marchita en verano, coincidiendo con la reaparición en el cielo tras su período de invisibilidad, de la cons. Can Mayor y los fenómenos coincidentes, en época arcaica en el solsticio de verano, cuando aparecían las 50 perras, los 50 días caniculares: calor y sequía).

Artemisa Amarisia

Dibujo 59. Moneda de Diosa Artemisa Amarisia con arco y carcaj, Amarisia

La Diosa Artemisa Venatriz era custodiada por un cortejo de Sacerdotisas armadas / Guerreras / cortejo venatorio de compañeras Cazadoras doncellas que vivían en los bosques dedicadas a la caza y que también fueron Deificadas y algunas identificadas con constelaciones. Sobresalen:

Aretusa, Nife, Eucaris, Aura, Hiala / Phialé / Phiala, Procris, Hippe, Calisto, Filonoma, Euribia matada por Heracles. También la Diosa Artemisa Amarisia aparece con arco y carcaj en Dibujo 59 en moneda de Amarisia, modelo de Sacerdotisas. Otras Diosas luchadoras son las Diosas Titanes / Titánidas: Thetis, Rea, Tea, Temis, Mnemosine y Hebe / Febea, que junto a sus hermanos lucharon y fueron vencidas por los Olímpicos (= Flecha).

Dibujo 60. Estela femenina de Suiza con puñal, IIIer milenio adne

Dibujo 61. Estela neolítica de Córcega de mujer con espada, IIIer milenio adne

Dibujo 62. Escultura etrusca de Amazona arquera, Ier m adne

En SUIZA, CÓRCEGA, ITALIA Y SICILIA existen diferentes manifestaciones plásticas desde época Neolítica de mujeres acompañadas de arcos y flechas, puñales y espadas que reflejan su carácter guerrero. De época Neolítica se conoce: la estatua / estela / ónfalo / poste / menhir de Suiza de la Diosa con collar, mamas- colgante en espiral doble / con rebordes en espiral / volutas, cinturón y puñal triangular que denota su carácter guerrero de Sion Dibujo 60. De Córcega destaca una encantadora estela-menhir con mamas rodeadas de líneas paralelas y acompañada de una espada, de carácter guerrero de Castaldu I, Valle de Taravo, Ciamannacce Dibujo 61 (= cons. Sagitario) del IIIer milenio adne. Una guerrera etrusca / Amazona arquera se ilustra en la escultura que decoraba una cista de bronce Dibujo 62.

De época histórica se conservan nombres de Amazonas, así como diferentes manifestaciones artísticas que las reflejan armadas. En la nación Volsca, pueblo al sur de Roma sobresale la Reina Amazona Camila / Camilla que heredó el trono en el siglo VII adne. Había aprendido desde la infancia a cazar y a practicar deportes y se dedicó a participar en carreras de velocidad, en las que era invencible y en juegos de habilidad con armas y de destreza con el arco. Aliada del príncipe Turno, prometido de Lavinia, hija de los Reyes Amata y Latino y heredera del reino romano, acudió en su ayuda y combatió la invasión de Eneas, capitaneando a los Volscos y tuvo un comportamiento muy valeroso en combate. Leemos de ella en VIRGILIO en (1989, 262 a 266): “Sale a su encuentro, seguida de su escuadra de Volscos, la reina Camila“; “Embravécese en lo más recio del combate la amazona Camila, ceñida de aljaba, descubierto un pecho para la lidia, y ora dispara con su mano multitud de flexibles dardos, ora ase con infatigable diestra una poderosa hacha; pendientes de su hombro resuenan el arco de oro y las armas de Diana. Junto a ellas combatieron sus compañeras: Acca (su hermana), Lavinia, Tulla / Tula, Opis, Armia, Tarpeya que era muy diestra manejando la lanza y el dardo “Después de matar a muchos invasores, entre ellos: al capitán Liris, a Butes, a Euneo, a Pegaso, a Demofobo, a Amastro” fue muerta en un combate a traición, por el etrusco Arruno / Arrunte; su compañera Opis la vengó matando a su asesino. La Reina Amata, madre de la princesa Lavinia, mató a sus otros hijos porque prometieron a su hermana con Eneas, de la que manifiesta VIRGILIO en (19889, 199):En medio de la lid, la Reina concita a sus huestes con los sonidos del sistro patrio y no ve a su espalda las dos serpientes que le amenazan.

La Heroína / Diosa romana Tarpeya traicionó a los suyos (romanos dirigidos por Rómulo) porque habían raptado a las Sabinas. Sabinas que fueron, según narra VIRGILIO en (1989, 198): indignamente arrebatadas de sus asientos en el anfiteatro, en medio de los grandes juegos del circo, de donde se originó de súbito una nueva guerra entre la gente de Rómulo y el viejo Tacio y los austeros curites.Ayudó al rey del Lacio que venía a rescatarlas, a conquistar la fortaleza del Capitolio. Aunque su ayuda y traición le costó la vida. Desde entonces la roca pasó a denominarse en su honor: roca Tarpeya, desde donde mataban a los traidores a la patria. Las Sabinas se comportaron valerosamente entrando en el campo de batalla y evitando que continuase la lucha entre sus libertadores (familiares varones) y sus raptores (esposos). Posteriormente la Sabina Nerio / Neria (vocablo que significa “Fuerza””Poderío” (SOPEÑA), fue Deificada como personificación de la Valentía y Diosa de la Guerra. Y la valentía “tener fuerza” es nombre de la Diosa Valentia. Clelia / Cloelia fue una Heroína / Amazona de Roma entregada como rehén al rey etrusco Porsenna, en el año 508 adne que engañó a los centinelas, se escapó y al mando de sus compañeras las condujo de nuevo a Roma, atravesó el río Tíber y consiguió salvarlas a todas (Sáinz de Robles, 1959: 264). En diferentes versiones se cuenta que fue devuelta, aunque tuvo buen trato por parte de Porsenna. Los romanos le erigieron una estatua ecuestre que fue situada en la Vía Sacra.

Otras Amazonas fueron las emigrantes de Esparta a Italia en el año 705 adne, “mujeres / vírgenes” que tuvieron hijos no estando casadas legalmente (Enciclopedia U., Tomo 59, 1988: 624), que demuestran las anteriores costumbres de libertad sexual de mujeres pregriegas, antes de serles censuradas tales ¡licenciosas costumbres! por el pueblo invasor. Fundaron varias ciudades en la posteriormente llamada Magna Grecia. Un comentario de los redactores de la Enciclopedia U., Tomo 33, (1988, 1005) dice de tal costumbre: fue engendrado por Zeus, es decir, por un padre desconocido, una característica del matriarcado. Una Amazona Belonaria se desplaza sobre équido según refleja la moneda de Tarento Dibujo 63.

Dibujo 63. Amazona Belonaria de Tarento, Italia

Dibujo 64. Amazona Sosíspolis en moneda de Gela, Sicilia

Dibujo 65. Siciliana victorosa en cuadriga coronada por Diosa Niké, Siracusa

En Sicilia fueron famosas Heroínas con conductas violentas: la Amazona Sosíspolis que libertó la ciudad de Gela y aparece en monedas sicilianas Dibujo 64. La Diosa / Heroína / Ninfa Ciana de Siracusa, mató a su padre que la violó. La Heroína tirrénica / Reina Sacerdotisa / Belonaria / Diosa Scila / Escila atacó a Ulises / Odiseo para oponerse al proceso de conquista. Además numerosas mujeres de tribus Vénetos de Venecia, sobresalieron en la profesión a la que se dedicaban: Hipodamía “Domadora de équidos”

En el Dibujo 65 se ilustra una imagen femenina de la Reina Filistide victoriosa a raíz de ganar con su cuadriga en carrera de carros de équidos, en moneda de Siracusa.

En el panteón las Diosas se representan armadas. Así la Diosa Guerrera que aparece en la tapadera de la vasija etrusca Gualandi junto a otros personajes en tamaño muy pequeño: Dibujo 66 del siglo VII adne. La Diosa máxima etrusca Tinia / Tina / Tins Diosa de los Rayos, de las Tempestades y del Trueno, se representa con lanza / rayo (perdido) (expresiva de que personifica la cons. Sagitario y los fenómenos asociados a determinada posición) en Dibujo 67. Las Diosas Belona y Eris participan en los combates. La Diosa Belona se grababa en monedas de Calabria armada con lanza, yelmo y llevando su escudo con ambas manos Dibujo 68 (= constelaciones Sagitario y Escudo) y aparece con casco acabado en cimera de púas y adornado con la Ninfa Escila en forma de Quimera, en monedas de Thuri / Copia, Brecia: Dibujo 69.

Dibujo 66. Vasija etrusca Gualandi con la Diosa armada, s VII adne

Dibujo 67. Diosa etrusca Tinia con lanza / rayo

Dibujo 68. Diosa Belona con lanza, casco y escudo, en moneda de Calabria

Dibujo 69. Diosa Belona con casco acabado en cimera de púas y adornado con la Ninfa

Escila en forma de Quimera, de Thuri / Copia, Brecia, Italia Personifica la Violencia la Diosa Bia / Vía “Violencia”. El mito considera que representaba la idea de fuerza Anasaso, Reina de Argos y Micenas. La Diosa Estrenua / Strenua / Strenia“Valerosa” es Diosa de la Fuerza y del Valor, de la Industria y de la Actividad, y Estrenua es epíteto de la Diosa Atenea / Minerva Esteniada (de Sthenoi = Fuerza). La Diosa Atenea / Minerva recibía el epíteto de Promajos / Prómajos “Batalladora” (Espasa, Tomo 2, 1988: 476). Se ilustra combatiendo protegida por coraza y casco con cimera en forma de media luna (lanza y escudo perdidos) en escultura de los Oscos Dibujo 70 del siglo V adne. La princesa / Diosa Roma aparece con casco alado en monedas romanas: Dibujo 71. Las Diosas romanas Justicia / Iustitia se representa con espada (justicia) (= cons. Sagitario) y balanza (equidad) (= cons. Libra) Dibujo 72, la Diosa Lucina como Matrona con copa en mano y lanza en otra, y la Diosa de la Virtud, personificación del Valor, con túnica corta, pecho derecho desnudo, lanza y espada.

Dibujo 70. Diosa Atenea con coraza, casco con cimera en forma de media luna, cabeza de Medusa en la Égida y lanza (= constelaciones Escudo y Sagitario
Dibujo 71. Princesa / Diosa Roma con casco alado
Dibujo 72. Diosa romana Justicia / Iustitia se representa con espada (justicia) (= cons. Sagitario) y balanza (equidad) (= cons. Libra)

En IBERIA se guarda memoria de mujeres Guerreras desde el Neolítico, según lo ilustran enterramientos y representaciones plásticas de mujeres acompañadas de arma, como las estelas femeninas con armas (Almagro, 1993) del II milenio adne: la estela I en forma de puerta, acompañada de puñal de Collado de Sejos, Santander Dibujo 73, otra estela en forma de puerta que contiene puntos con puñal y alabarda, de Tabuyo del Monte, municipio de Quintanilla de Somoza, León Dibujo 74, otra estela en forma de puerta con semicírculos, líneas en zig-zag alrededor de cabeza y con puñal, de Peña-Tú, Vadiago, Solana, cerca de Llanes, Asturias Dibujo 75.


Dibujo 73. Estela femenina con armas de Collado de Sejos, Santander, II mil adne
Dibujo 74. Estela femenina con armas de Tabuyo del Monte, León, II milenio adne
Dibujo 75. Estela femenina con armas de Peña-Tú, Asturias, II milenio adne

Dibujo 76. Estela tartésica de Abóbada, Almodóvar, Portugal de figura femenina con jabalina, escudo redondo y cuchillo, I milenio adne

De la primera Edad del Hierro (del año 1000 al 500 adne) destaca una estela funeraria tartésica de piedra de Abóbada, Almodóvar, Beja, Alemtejo, Portugal, cerca de Lisboa Dibujo 76. Aparece grabada una imagen femenina con blusa y falda corta rayado, pecho cruzado en aspas y cinturón, sosteniendo con la mano derecha una jabalina y con la otra un escudo redondo y una falce / cuchillo corto. Está situada bajo una puerta adintelada llena de signos del alfabeto ibérico.

De la cultura de El Argar / Algar de Almería afirma Valdellano (1989, 236): A su vez las mujeres llevaban cuchillos y puñales, puesto que aparecen en los ajuares funerarios. Y abundan las referencias a mujeres que a principios de los tiempos históricos iban a la guerra y defendían sus ciudades contra la conquista cartaginesa y romana. Entre ellas destacan las que defendieron Sagunto / Astapa. En Galicia eran las mujeres las que iban a la guerra, mientras los varones permanecían en casa. En Cantabria según declara VALDELLANO en (1989, 286): Sus mujeres son fuertes como los hombres, y excitan a éstos a la pelea o combaten a su lado/ guerreaban a su lado, igualándoles en su amor a la independencia, en ferocidad y desprecio a la muerte.Y JULIO CARO BAROJA en (1991,165) afirma: .. .tanto para los galaicos como concretamente los cántabros, se habla de la superioridad que tienen las mujeres en la guerra como guerreras.

En diferentes monedas levantinas aparecen grabadas efigies de Amazonas: como la que lleva palma de Tarragona: Dibujo 77 y la que porta lanza (parece participa en torneo) de una ciudad cerca de Tarragona: Dibujo 78.

En el panteón las Diosas Neta y Baudvhaeto son consideradas Diosas de la Guerra. Y se representa la Diosa Artemisa con arco y carcaj, en monedas de Ampurias: Dibujo 79.

Dibujo 77. Moneda de Amazonas con palma, Tarragona

Dibujo 78. Moneda de Amazonas con lanza (parece participa en torneo), cerca de Tarragona

Dibujo 79. Moneda de Diosa Artemisa con arco y carcaj, Ampurias

En AMÉRICA se conocen: las indias que llenaban una chalupa contra las que Colón luchó en un combate que opusieron mucha resistencia, antes de Santa Cruz. Y mujeres Amazonas que poblaban la isla Matininó de las que dijo Colón: “y si parían niño, enviábanlo a la isla de los varones, y, si niña, dejábanla consigo“.

Dibujo 80. Cihualcan, abogada de Colhuacan con la cabeza baja como gesto de subordinación y sometiemiento mientras que el conquistador mexica le arranca el tocado, piedra de Axayacalt

En MÉXICO destaca la Reina Teotlalle, esposa del emperador de México Moctezuma II. Y la princesa india Malinche / Doña Marina, perteneciente a una tribu sometida por los aztecas del siglo XVI. Además de ser consejera e intérprete de Hernán Cortés, lo ayudó en el combate contra Montezuma. En palabras de Walter (2001): Tenga en cuenta que ella fue una Heroína que encontró en los españoles los aliados que necesitaba su pueblo para sacarse de encima el dominio opresivo y siniestro de los aztecas. La caída de los aztecas fue tan rápida no por los 600 soldados que acompañaban a Hernán Cortez, sino por los 100.000 indios que se aliaron a Cortez para destruir el sangriento imperio azteca.

Otras Heroínas que lucharon y fueron vencidas fueron: las Reinas / Diosas Malinalxoch, Mixcoatl, Tlalteotl y Coyolxauhqui: la primera vencida por su hermano, la segunda y tercera por Quetzalcoatl / Nanahuatl y la cuarta por Huitzilopochtli. La Diosa / Reina Mixcoatl capitaneó a los Chichimecas que invadieron el valle de Anahuac en el siglo X ayudada por sus Hijas las 400 Estrellas del Norte. La Reina / Diosa Tocitona indujo a su pueblo a invadir México. También fue derrotada Cihualcan, abogada de Colhuacan ciudad conquistada por un soberano mexica. Aparece en una piedra de Axayacalt en relieve mientras el soberano le arranca el tocado y ella agacha la cabeza como gesto de subordinación y sometiemiento Dibujo 80.

Dibujo 81. Una guerrera en las cuatro Cariátides / Atlantes / Guerreras toltecas de diseño geométrico de cinco metros que sostenían las vigas del techo de la Pirámide de Tula / Templo Tlahuizcalpantecuhtli de la Diosa Tlauixcalpantecuhtli / Tlahuizcalpantecuhtli encarnación del planeta Venus

Además la Reina / Diosa Tozi / Toci tiene el título de Ilama-Tecuhtli “La Jefa-Anciana” y se la representa como Guerrera, la Diosa Cihuacoatl el epíteto de Yaocihuatl “Mujer Guerrera”, la Diosa Tlalteotl el de “Guerrera Heroica”. La Diosa de los Tlaxcaltecas Kamachtlé es la Diosa de la Guerra. La Diosa hermafrodita llamada Tlauixcalpantecuhtli / Tlahuizcalpantecuhtli encarnación del planeta Venus es representada como guerrera en las cuatro Cariátides / Atlantes / cuatro guerreras toltecas de diseño geométrico de cinco metros cada una que sostenían las vigas del techo de la Pirámide de Tula / monumento funerario / Templo Tlahuizcalpantecuhtli Dibujo 81 datadas entre los años 900 al 1200 dne.

Quimbaya

Dibujo 82. Casco hemisférico de Cacica Quimbaya Colombiana decorada con mujer con brazos en “W”

En COLOMBIA en la cultura Quimbaya la mujer iba a la guerra. Las Jefas lo hacían protegidas con cascos de oro, según informan los historiadores Dibujo 82 (aunque también el casco de oro tendría función ritual y como atributo de las Cacicas, estaría asociado con algún rito para pedir la lluvia).

En Marquetalia Caldas, se conoce la “… Cacica Marquetalia, hermosa, famosa por aguerrida y valiente en las luchas con los avasallantes españoles que defendió los tesoros de los indígenas con malicia y argucias y ellos nunca tuvieron acceso a el.” (en palabras de Jabur, 2001).

En ECUADOR destacan las Amazonas (que dan nombre al río) que vivían a orillas del río Marañón, que lucharon contra Orellana con arcos y flechas dirigidas por su Reina Calafía, según afirma en su Crónica del Descubrimiento del Amazonas en el siglo XVI. En palabras de DE LA CUADRA SALCEDO (1978, 71): “Los españoles que bajaron el río en sus crónicas relatan como fueron atacados por mujeres guerreras, batallas que dieron el nombre en el futuro a este río de Orellana y llamándolo para siempre «gran río de las Amazonas».”

Otras muchas valientes mujeres tomaban el mando del ejército formado por varias tribus aliadas, cuya Jefatura correspondía en tiempo de guerra “al más poderoso Jefe” con el título de Aydzu según afirman los autores de la Encicl. Biográfica de la Mujer (1967: 921). Una de estas heroicas Aydzu femenina iba al frente del ejército en la conquista de Cuzco en el siglo XVI.

Se conocen las mujeres Guerreras de CUBA que luchaban y gozaban de independencia.

Dibujo 83. Pintura de Cazadora prehistórica americana, portada del libro: “Woman the Hunter” de Zeis

También había mujeres lesbianas de los Tupinamba, tribus indígeneas precolombinas, diseminadas en amplios territorios desde PANAMÁ HASTA EL ESTE DE BRASIL, llamadas cacoaimbeguira que iban a la guerra. Leemos en VERTICE31. (2004): “Un cronista de la época (año 1587) de nombre Gandavo, describe la conducta de esas mujeres-macho: “Hay algunas indígenas que no conocen hombre alguno…abandonan todos las tareas de las mujeres e imitan a los hombres, siguen sus oficios como si no fuesen mujeres. Llevan los cabellos cortados de la misma manera que los machos y van a la guerra con sus arcos y flechas y a la caza, preservando siempre la compañía de los hombres. Y cada una tiene mujer que la sirve, como quien dice es casada. Y así se comunican y conversan como marido y mujer.

En NORTEAMÉRICA nos encontramos con una pintura prehistórica de Cazadora Dibujo 83 desplazándose a zancadas con arco y flechas que recuerda las similares africanas realizadas desde el IV milenio adne: la de Rodesia del Sur y la de Bramberg: Dibujos 3 y 4 (en Guerreras y Amazonas, Reinas y Diosas (1ª parte)), y existían mujeres Iroquesas / Pieles-Rojas en el noreste americano con conductas violentas. Al respecto repetimos el comentario de RALPH LINTON (1942, 125): “… las mujeres verdugos entre los iroqueses y el placer sádico que tal oficio les produce.

En OCEANÍA igualmente se existieron mujeres Guerreras. RALPH LINTON en (1942, 125) manifestaba que halló conductas “poco femeninas” en mujeres de culturas Tasmanas y Arapeshas. Así: “Entre los tasmanios, por ejemplo, la caza de la foca era una tarea femenina…“… “... también cazaban zorras mochileras, teniendo para ello que escalar árboles muy altos.”

Las mujeres arapesh, por lo general, cargan fardos más pesados que los hombres porque su cabeza es mucha más dura y fuerte».”

Entre los Tiwi de la isla Melville frente a Australia, MARTIN y VOORHIES informan en (1978, 175): “Las mujeres en cambio, no solamente recogen plantas silvestres alimenticias y crustáceos sino que además cazan animales terrestres.”… “Cada una de ellas tenía los cuatro elementos indispensables para la caza: un perro, un hacha, un recipiente de corteza y un sistema portátil de producción de fuego.”

Asimismo MARGARED MEAD (1982) al estudiar las costumbres respectivas de cada sexo en diferentes pueblos de Nueva Guinea descubrió que entre los Mundufumur tanto varones como mujeres eran agresivos y violentos y entre los Tchambuli las actitudes de cada sexo eran totalmente contrarias a las de nuestra cultura Occidental, mientras que entre los Arapesh ninguno de los sexos presentaba agresión.

Otros aborígenes australianos, también reflejaron como lucha entre protagonistas animales, personificados por Divinidades, diferentes hechos astronómicos. Así leemos en HAYNES, Roslynn. (1997, 73), refiriéndose a una pintura en corteza de árbol Dibujo 84: “A tribal bark painting representing the Southern Cross and its Postres Stars, Alpha and Beta Centauri. This depiction from Yirrkala shows the stars of the Southern Cross (a stingray) being chased by the Pointers (a shark).”

Dibujo 84. Tiburón (= constelación Centauro) (Divinidad masculina) persiguiendo / cazando a raya (Diosa) (= cons. Cruz del Sur)

[Siendo tanto la figura del tiburón, identificado con la constelación Centauro, como la de la raya, identificada con la constelación de la Cruz del Sur, figuras animalísticas personificaciones de sus Divinidades, ya que todos los expertos están de acuerdo en aceptar que el Arte primitivo y Prehistórico comunica con lo sobrenatural y porta un mensaje (aunque complejo, metafórico) dirigido a la Divinidad].

BIBLIOGRAFÍA

ALBAIGÊS y Olivart, José María. (1989): Diccionario de nombres de personas. Universidad de Barcelona.

ALMAGRO Gorbea, Martín. (1993): Les esteles anthropomorphes de la Péninsule Ibérique. (Les représentations humaines du néolithique à lâge du fer). Actes du 115 congrés national de sociétés savantes sous la direction de Jacques Briard et Alain Duval. Éditions du C. T. H. S., Paris

ARAGÓN, Mónica (2002): La mujer y la palabra. E-mail enviado al foro de ciberfeminista el 25 de septiembre.

BERNABÉ, Alberto (Introducción). (1987): Textos literarios hetitas. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

BLAVATSKY, Helena Petrowna. (1922): Doctrinas y enseñanzas Teosóficas. (Prólogo, biografía y glosario por Rafael Urbano). Biblioteca del Más Allá, Madrid.

BLANCO Freijeiro, Antonio. (1986): Eros y Psique. Historia 16, Amor y sexualidad en España, Nº 124, Madrid.

CAMPBELL, Joseph. (1991): En diálogo con Bill Moyers. El poder del mito. Emecé Editores, S. A., Barcelona.

-(1992): Las Máscaras de Dios: Mitología occidental. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

CARO BAROJA, Julio. (1991): Los pueblos de la península Ibérica. Editorial Txertoa, San Sebastián.

Haute Marne, Coraza (2002): The Netherlands in the Bronze age: Contens. http://www.angelfire.com/me/ik/Gal.html

DE LA CUADRA Salcedo, Miguel. (1978): Viajes y Reportajes. Jaimes Libros, S. A., Barcelona.

Enciclopedia Biográfica de la Mujer (1967): Tomos I y II. Ediciones Garriga, S. A., Barcelona.

Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana. 70 Tomos. Editorial Espasa-Calpe, S. A., Madrid (Ediciones de 1930, de 1985-86, de 1991, de 1993 y de 1994).

EURÍPIDES. (1989): Medea. (Traducción de Alberto Medina González). S. A. de Promoción y Ediciones, Madrid.

GRAULICH, Michel. (1996): Los dioses del Altiplano central. Arqueología mexicana. Editorial Raíces, S. A. de C. V. México. Volumen IV, Nº 20, 30-39, julio-agosto.

HARRIS, Marvin. (1987): Caníbales y reyes. Los orígenes de la cultura. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

HAYNES, Roslynn. (1997): Dreaming the Sky. Sky & Telescope, Volume 94 – Number 3, September, Belmont, U.S.A.

HOMERO (1999): La Ilíada. (Prólogo y preparación de la obra por Enrique Rull). S. A. de Promoción y Ediciones, Madrid.

HUSAIN, Shahrukh. (1997): La Diosa. Editorial Debate, S. A. Madrid. Círculo de Lectores, S. A. Barcelona.

JABUR (2001): Grabados rupestres, hipótesis y explicaciones. http://members.fortunecity.es/jabur2/01c.html

KAY Martin, M. y VOORHIES, Barbara. (1978): La mujer: un enfoque antropológico. Editorial Anagrama, Barcelona.

KRICKEBERG, Walter. (1982): Las Antiguas Culturas Mexicanas. Fondo de Cultura Económica, México, 1956.

LARA Peinado, Federico (Estudio preliminar, traducción y notas de). (1988): Himnos sumerios. Editorial Tecnos, S. A., Madrid.

LAVIOSA Zambotti, Pia. (1977): La revolución agraria. (El Arte y el Hombre. Volumen 1. Bajo la dirección de René Huyghe). Librairie Larouse 1957, Pala, S. A., Editorial Planeta, S. A., Barcelona.

LINTON, Ralph. (1942): Estudio del Hombre. Fondo de Cultura Económica, México.

MARKALE, Jean. (1989): Druidas. Altea, Taurus, Alfaguara, S. A., Madrid.

MARTÍN-CANO, Francisca. (2001): Participación femenina en la vida militar: mujeres guerreras: http://es.geocities.com/culturaarcaica/mujeres.guerreras.html

– (2001): Mitos que recuerdan el matriarcado. Artículo publicado en el Portal de e-leusis.net: “la ciudad de las mujeres en la Red” y en el Portal la morada “Si buscas chicas buenas, te has equivocado de lugar. Aquí, sólo estamos las malas”. http://www.e-leusis.net/documentos.asp y http://www.la-morada.com/mitosmatriarcado.

MAYR, Franz K y ORTIZ-OSÉS, Andrés. (1989): La mitología occidental. Editorial Anthropos, Barcelona.

MEAD, Margared. (1982): Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas. Ediciones Paidós Ibérica, S. A., Barcelona.

MENZEL, Donald H. y PASACHOFF, Jay M. (1990): Guía de campo de las estrellas y los planetas de los hemisferios norte y sur. Ediciones Omega, S. A., Barcelona.

NOËL, J. E. M. (1987): Diccionario de Mitología Universal. Tomos I y II. Edicomunicación S. A., Barcelona.

OSBORN, Lawrence (2000): MUJERES GUERRERAS. El matriarcado de las mata-hombres. Revista Digital / No. 6 / México, D. F., 8 de octubre. http://www.operamundi.com.mx/2000/oct/006/war.htm

Película Senegal. (1995): Vídeo de película rodada en la ciudad de Djiginoum, Senegal por la comuna Zigunchor, emitida por TV-1 Española el 5 de febrero de 1995.

PIJOÁN, José. (1970): Arte del Asia occidental. Summa Artis. Historia General del Arte. Vol. II. Editorial Espasa-Calpe, S. A., Madrid.

RUTHERFORD, Ward. (1994): El misterio de los druidas. Ediciones MARTÍNEZ Roca, S. A., Barcelona.

SÁINZ DE ROBLES, Federico Carlos. (1959): Ensayo de un Diccionario de Mujeres Célebres. Aguilar S. A. de Ediciones, Madrid.

SÁNCHEZ Arreseigor, Juanjo. (2002): Tu web de arqueologia y mujeres cazadoras.

SECHI Mestica, Giusseppina. (1993): Diccionario de Mitología Universal. Ediciones Akal, S. A., Torrejón de Ardoz.

SOPEÑA Genzor, Gabriel. (1987): Dioses, Ética y Ritos. Prensas Universitarias de Zaragoza.

VALDELLANO y otros autores. (1989): Historia de España. Desde los Orígenes…. Tomo I. S. A. de Promoción y Ediciones, Madrid.

VERTICE31. (2004): Breve historia del lesbianismo. http://www.creatividadfeminista.org/articulos/2004/lesb04_brevehistlesb.htm

VIRGILIO. (1989): La Eneida. (Traductor Eugenio de Ochoa). S. A. de Promoción y Ediciones, Madrid.

WITEHOUSE, Ruth y WILKINS, John. (1993): Los orígenes de las civilizaciones Antiguas. Atla Culturales del Mundo. Descubrimientos arquelógicos históricos. Edicones Folio, S. A., Barcelona.

WÖLFEL, Dominik Josef. (1968): Cristo y las Religiones de la Tierra. La Editorial Católica, S. A., Madrid.

ZEISS Stange, Mary. (2002). http://images.amazon.com/images/P/0807046396.01._PE_PI_SCMZZZZZZZ_.jpg

ZIEHR, Wilhelm. (1978): Esplendor del mundo antiguo. Culturas mediterráneas. Mundo Actual de Ediciones, S. A., Barcelona.

Copyright © 2000 Martín-Cano. Todos los derechos reservados. Se permite difundir, citar y copiar literalmente los contenidos de los documentos en esta web, de forma íntegra o parcial, por cualquier medio, siempre bajo los criterios de buena fe, para fines no lucrativos y citando la fuente.

Cortesía de MARTÍN-CANO ABREU, F. B. / Más datos /Publicado originariamente en su web site.

De la misma autora: Guerreras y Amazonas, Reinas y Diosas (1ª parte)

Related Posts

7 Comments

  1. walkiria

    si es buena pero falto un poco mas de cxaracterizacion de la amazona ,pero es muy buena pagina gracias

  2. José

    La Casa Natal de Francisco de Orellana, Descubridor del Río Amazonas, se encuentra situada en Trujillo, Cáceres, España. Durante la travesía por el Amazonas los expedicionarios fueron hostigados por los indios omaguas que poblaban las orillas del río; los jíbaros, la más cruel y legendaria tribu de la Amazonia, y por los aucas, la más feroz y sanguinaria.
    Pero sobre todo por hermosas mujeres en canoas. Francisco de Orellana las describió como rubias, de grandes y fuertes miembros, audaces y belicosas, valerosas guerreras que se defendían de los invasores con flechas envenenadas. Eran altas, con largas trenzas enrolladas sobre la cabeza. Vestían túnicas de algodón y mantas de lana con brillantes plumas, o andaban semidesnudas. Cada año incursionaban en las tribus vecinas, selva adentro, entre gritos y timbales de batalla, atrapando a los mancebos para convertirlos en esclavos. Después del apareamiento, lo mismo que en la leyenda griega, conservaban sólo a las hembras, adiestrándolas en el manejo de las armas y en el arte de la guerra, y los varones sobrevivientes eran sacrificados o mutilados. Por lo que Orellana decidió bautizar el río con el nombre mítico del Amazonas.
    http://www.casadeorellana.com

  3. Godescalco

    Fe de erratas:
    El dibujo nº 74 se corresponde con el ídolo del Peñatu (o Peña Tú), mientras que el dibujo nº 75 se asemeja al ídolo de Tabuyo.

    Francamente, no puedo asegurar que los ídolos de la Edad del Bronce hagan referencia a hombres o mujeres. Nadie puede asegurarlo.

  4. veronica

    buenisimo el articulo y tambien muy buena información

  5. Lavinia

    Muy interesante. Pero el uso del adverbio “machistamente” es imperdonable. Y no por lo que significa, sino por la barbaridad que constituye en sí mismo.

  6. Jano

    Es admirable y digno de respetar el valor y espiritu de lucha de esas mujeres,que se enfrentaban a hombres realmente aguerridos,violentos y muy salvajes,les hicieron frente demostrandoles que la mujer no es debil.
    Son muchas las derrotas que han sufrido los hom-
    -bres machistas,al enfrentarse a estas mujeres.
    Yo creo que debe llegar de una buena vez el equilibrio y respeto entre el hombre y la mujer,
    ambos sexos debemos amarnos y respetarnos y no pelear,basta a la Guerra de los sexos…
    Hombres y mujeres hagamos una tregua y seamos felices en Paz Y Armonia…
    Muchas Gracias y hasta Pronto
    Escribe este mail alguien que ama y respeta a las mujeres…

So, what do you think ?