BlogTodas

entreTodas.net

Tres Siglos de Ley Sálica. Monarquía y su coste ¿Compensan?

0

El 10 de Mayo de 1713 en España se promulga la Ley Sálica que prohíbe el acceso de las mujeres al trono. 298 años después, seguimos teniendo monarquía y una monarquía que no acepta a las mujeres como herederas de la corona.

“La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos
“.
* Constitución española, (título II, artículo 57.1)

Un poco lioso, sí. Nos haría falta la sapiencia del Sr. Peñafiel y sus cábalas para explicar al detalle todas las posibilidades abiertas a la sucesión al trono. Cierto es que la Constitución Española de 1978, en su artículo 1.2, afirma asimismo: “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”.
Pero ¿decidimos los ciudadanos-as si queremos mantener la monarquía? En caso de que asi fuere, ¿decidiremos sobre la línea sucesoria? ¿deber contemplarse la ley de igualdad en la monarquía o queda excluída de esta?

Un poco de Historia

Felipe V hizo promulgar la Ley Sálica a las Cortes de Castilla en 1713:

… líneas rectas de varon en varon del Príncipe, suceda en estos Reynos y Corona el Infante Felipe, mi muy amado hijo, y á falta suya sus hijos y descendientes varones de varones legítimos y por línea recta legítima; nacidos en constante legítimo matrimonio; y se observe y guarde en todo el misma órden de suceder que queda expresado en los descendientes varones del Príncipe sin diferencia alguna; y á falta del Infante; y de sus hijos y descendientes varones de varones, sucedan por las mismas reglas, y Orden de mayoría y representacion, los demás hijos varones que yo tuviere de grado en grado, prefiriendo el mayor al menor, y respectivamente sus hijos y descendientes varones de varones legítimos y por línea recta legítima, nacidos todos en constante legítimo matrimonio, observando puntualmente en ellos la rigorosa agnacion, y prefiriendo siempre las lineas masculinas primeras y anteriores á las posteriores; hasta estar en el todo extinguidas y evacuadas. Y siendo acabadas íntegramente todas las líneas masculinas del Príncipe, Infante, y demás hijos y descendientes mios legítimos varones de varones, y sin haber por consiguiente varon agnado legítimo descendiente mio, en quien pueda recaer la Corona segun los llamamientos antecedentes, suceda en dichos Reynos la hija o hijas del último reynante varon agnado mio en quien feneciese la varonía; y por cuya muerte sucediere la vacante, nacida en constante legítimo matrimonio, la una despues de la otra, y prefiriendo la mayor á la menor, y respectivamente sus hijos y descendientes legítimos por línea recta y legítima, nacidos todos en constante legítimo matrimonio…
Cita de la LEY V. D. Felipe V. en Madrid á 10 de mayo de 1713.

El rey Carlos IV de España hizo aprobar a las Cortes en 1789 una disposición para derogar la ley y volver a las normas de sucesión establecidas por el código de las Partidas. Sin embargo, la Pragmática Sanción real no llegó a ser publicada hasta que su hijo Fernando VII de España la promulgó en 1830, desencadenando el conflicto dinástico del Carlismo.

Al margen de cuestiones históricas, la sucesión al trono favorece al varón frente a la mujer. Con el nacimiento de Leonor, se desencadenó el debate de la línea sucesoria.

¿Quien es el sucesor?

La sucesión tiene lugar por el orden regular de primogenitura, empezando por la línea anterior y continuando por la posterior (si de la anterior no hubiera herederos). Dentro de estas líneas (anterior y posterior) tiene más derechos el más próximo a la línea de sucesión que el más alejado de la misma. A mismos grados, el varón precede a la mujer, y si se da el caso del mismo sexo, el de más edad precede al de menos. En caso de no encontrar heredero en cualquiera de las líneas descritas, las Cortes Generales se encargarán, de la forma más conveniente posible, de designar la sucesión a la Corona.

El quiz de la cuestión: ¿Para qué?

Lo cierto es que much@s nos preguntamos para qué nos sirve la Monarquía. Al margen de géneros y cuestiones de igualdad, ¿qué valor pagamos por mantener una monarquía en el Siglo XXI? ¿qué valor añadido aportan? ¿Conviene mantener una monarquía en la sociedad actual?

Suele insistirse en la idea de que el mantenimiento de la monarquía en la actualidad obedece a su papel como símbolo de la unidad nacional y se reconoce la soberanía popular, el monarca pasa a ser la figura en la que se encarna el cargo de Jefe del Estado de forma vitalicia y hereditaria, con lo que su papel es fundamentalmente simbólico y representativo.

Pero, este valor simbólico tiene un coste economico mesurable. La denominada “familia real” tiene dos partidas presupuestarias: una genérica para la “Jefatura del Estado” y en la que no se incluye los gastos indirectos que cubren otras instituciones del Estado. «El Rey recibe (…) una cantidad global para el sostenimiento de su Familia y Casa, y distribuye libremente la misma».

Para el año 2008 se presupuestaron 8,6 millones de euros; en la partida de 2011 se ajustaron el cinturón por la crisis… Se estima reciben 8.277.000 de Euros.

Related Posts

So, what do you think ?